Desnaturalizar lo que parece incuestionable II

Publicado en por Juanita

Me quedé pensando en el comentario de Julián, y en las razones que le planteé después, en relación al conocimiento del origen de la escuela. Leyendo un libro que considero muy interesante (ver cita bibliográfica al final), encontré una buena explicación acerca de por qué se hace necesario el análisis genealógico de esta institución:

"La universalidad y la pretendida eternidad de la Escuela son algo más que una ilusión (...) si la Escuela existió siempre y en todas partes, no sólo está justificado que
siga existiendo, sino que su universalidad y eternidad la hacen tan natural como la vida misma, convirtiendo, de rechazo, su puesta en cuestión en algo impensable o antinatural.
(...)La escuela no existió siempre, de ahí la necesidad de determinar sus condiciones históricas de existencia en el interior de nuestra formación social (...) esta maquinaria de g
obierno de la infancia no apareció de golpe sino que ensambló e instrumentalizó una serie de dispositivos que emergieron y se configuraron a partir del siglo XVI. Se trata de conocer cómo se montaron y afinaron las piezas que posibilitaron su constitución (...) No se intenta dotar a la historia de un caracter magistral y pedagógico entre otras cosas porque una mirada retrospectiva de este tipo es también fruto de las instituciones escolares. Se pretende, por el contrario, aplicar el método genealógico para abordar el pasado desde una perspectiva que nos ayude a descifrar el presente(...)"

Fernando Álvarez-Uría, Julia Varela (1991): Arqueología de la escuela. Genealogía del poder.
Las Ediciones de la Piqueta. Pág:13ss
Viñeta de Frato (Francesco Tonucci): La maquina de la escuela

Etiquetado en Educación

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post